La píldora de dieta #1 en USA

en

Historias de Éxito Fentermina

< Volver a todas las historias
LeAnn | Ohio

Nombre usado en los foros: LeAnn

¡Ya he perdido 53 libras!

Peso Inicial: 320 libra

Peso actual: 267 libras

Peso perdido hasta hoy: 53 libras

Objetivo de peso: 200 libras

El peso de LeAnn siempre fue un problema, es decir, lo fue solo hasta ahora. Después de batallar continuamente en contra de su peso, recientemente ella descubrió los factores reales que la llevarían a una pérdida de peso exitosa. Con ejercicio, modificación de su dieta y Fentermina, ella ha perdido 33 libras (15 kg) en 3 meses, y está encaminada en la pérdida de más peso.

Foto de LeAnn
1 de julio de 2004
320 libras
Foto de LeAnn
1 de diciembre de 2004
300 libras
Foto de LeAnn
1 de enero de 2005
279 libras
Foto de LeAnn
1 de marzo de 2005
267 libras

"Probablemente mi historia no es diferente de la historia de cualquier otra persona que ha tratado de perder peso y ha fallado una y otra vez, pero en esta oportunidad alcancé el éxito. Mi peso ha sido un tema a considerar durante toda mi vida. Recuerdo que cuando cursaba el sexto grado yo pesaba 160 lb (72.6 kg). Mi madre me llevó a nuestro médico general solicitando ayuda. Ella me recetó una combinación de Thyroid y píldoras dietéticas. Bien, piensen, yo no tenía problemas en la tiroides pero creo que ella pensó que me ayudarían a acelerar mi metabolismo y las pastillas de dieta me ayudarían a reducir mi apetito. Yo siempre fui gorda y era muy difícil hacer amigos. No era fácil ser el objeto de burlas y ser acosada. Así que me refugié en la comida y la hice mi amiga (¿¿Quién de nosotros no lo ha hecho??) Rebajé 5 lb (2.3 kg) a la semana y en 2 meses había bajado hasta llegar a un peso decente de 120 lb (54.5 kg). Hoy día no puedo culpar a nadie más que a mí misma de mi fracaso pero tengo un recuerdo particular en mi memoria que me está devanando mi cerebro. Me encontré con un muchacho de mi clase, sintiéndome muy bien conmigo misma, y él me dijo "no importa cuánto peso pierdas ¡tú siempre serás fea y gorda!" Sentí morir por dentro. No recuerdo cuán rápido recuperé el peso perdido, pero lo hice y no podía esperar para comenzar a estudiar en una escuela de nivel medio superior (solo para muchachas) y comenzar de nuevo con una nueva actitud y con la esperanza de que las estudiantes mayores fueran menos crueles. Yo florecí en la escuela de nivel medio superior, rebotaba hacia arriba y hacia abajo en relación con mi peso, pero era amigable, la cómica de la clase e hice amigos fácilmente. Parecía que no tenía importancia que yo fuera un poquito pesada. Yo tengo una estructura ósea grande así que puedo soportar mi gran cantidad de peso mejor que otra persona con una estructura ósea más delgada. Me gradué de la escuela de nivel medio superior y partí a vivir mi vida. Pienso que para ese entonces pesaba 220 (99.8 kg). Los años pasaban y yo también, hacía amigos y no me preocupaba mucho por cuanto pesaba. A nadie le parecía importarle, incluyéndome a mí. Oh, hice muchas dietas en muchas oportunidades a lo largo de los años y fluctuaba para arriba y para abajo como un yoyo. Para el momento en que tenía 24 años de edad, pesaba 260 (118 kg), pero una vez más, yo llevaba bien mi peso así que si alguien quería adivinar (y ellos trataban) pensaban que yo pesaba alrededor de 200 (90.8 kg). Así que yo pensaba, ya soy 60 lb (27.2 kg) más ligera de lo que realmente peso, ¡solo porque así me veo! La primavera siguiente, luego de cumplir 24 años, estuve involucrada en un accidente horrible que me mantuvo hospitalizada durante 3 meses y en estado de coma durante 6 semanas. El médico le dio a mi familia un pronóstico desalentador con la posibilidad de que incluso yo no pudiera sobrevivir la noche. La noche del accidente me dieron una extremaunción. No es necesario que les diga que, ¡sobreviví! Debido al estado de coma y de ser alimentada por sondas durante 8 semanas, descubrí que había perdido algo de peso. Mis músculos estaban atrofiados pero la terapia física que realicé me devolvió mis fuerzas. Seis semanas después de haber salido del estado de coma fui dada de alta para regresar a mi casa. Salí del hospital en silla de ruedas y tuve que usar una andadera durante aproximadamente un mes hasta que pude recuperar totalmente mis fuerzas. ¡Cuando finalmente tuve el valor para subirme a la balanza, ¡descubrí que había rebajado 40 lb (18.2 kg) y había llegado hasta 220 lb (99.8 kg)! No me había visto tan bien desde la escuela de nivel medio superior y pensé lo "fácil" que había sido para mí haber bajado hasta ese peso. Dije, nunca más seré gorda otra vez. Los terapeutas y médicos repararon mis huesos rotos y me devolvieron mis fuerzas, pero ninguno me enseñó cómo comer adecuadamente. Así que poco a poco (realmente no tomó mucho tiempo) recuperé mi peso. Contraje matrimonio aproximadamente 2 años después. Quedé embarazada (solo gané una libra durante el embarazo) y tuve una niña saludable que pesó 8 libras 1 onza (3.65 kilogramos) y descubrí nuevamente que había recuperado mi peso de 260 (118 kg). Un año después me divorcié y caí en una barrena de depresión y miedo. Y mi peso se disparó hasta 300 lb (136.1 kg). Años después acudí a la consulta con mi médico quien me recetó Fentermina (Phen-Fen era algo grande en ese entonces pero solo estaba interesada en el "rápido" efecto que mi amiga me había dicho que tenía Fentermina). ¡Me habían dicho que podía comer lo que quisiera y aun así perder peso! Sonaba como un sueño hecho realidad y ellos estaban en lo cierto. Sin importar cuantos Big Macs o cuantos McRibs comiera con papas fritas, yo todavía perdía peso. Lo que ellos no me dijeron fue que a menos que cambiara mis hábitos alimenticios y comenzara a hacer ejercicios yo lo recuperaría una vez que dejara de tomar el medicamento, que fue exactamente lo que hice. Recuperé todo el peso que había perdido y algo más. Me rendí. Mentalmente clarifiqué mis pensamientos, rehacer una vida, para mí y para mi hija. Regresé a la universidad, obtuve mi título. Me casé nuevamente 6 años después con un hombre maravilloso. Mi peso en ese momento era de aproximadamente 280 (127 kg). Bien, aquí me encuentro hoy día. Todavía con sobrepeso, pero he ganado algo más que el peso durante los últimos 8 años más o menos. También gané un diagnóstico de diabetes y de niveles altos de colesterol. Mi médico me animaba a hacer ejercicio y perder peso, pero es mucho más fácil decirlo que hacerlo. He sido diabética ya hace algún tiempo y tomo 2 clases diferentes de medicamentos para la diabetes y un medicamento para reducir los niveles de colesterol. No me han recetado insulina (todavía) pero estoy segura que solo es cuestión de tiempo. Consulté a mi médico sobre Fentermina. Él estaba de alguna forma en contra de ese medicamento. Principalmente porque éste acelera el metabolismo lo que incrementaría mi presión arterial y mi seguro no lo cubriría. No aprecié este medicamento antes, cuando mi seguro SÍ la cubría y ahora es muy tarde. Además, no la venden en las farmacias. Traté de iniciar un programa de ejercicios, tal como me había recomendado mi médico. ¡Era una broma! Tenía acceso DIARIO a todas las instalaciones del gimnasio, incluyendo las trotadoras, bicicletas, máquinas para ejercitar los brazos, todo el gimnasio y el levantamiento de pesas ¡PERO NO SENTÍA DESEOS O ENERGÍA PARA COMENZAR NADA! Luego, un día estaba navegando en Internet y ¡encontré una página web que ofrecía Fentermina por correo! ¡¡Oh mi Dios, no puede ser!! Eran un poco costosas, pero si podía tomar nuevamente mi Fertermina, juré que en esta oportunidad lo haría de la manera correcta. Llené el formulario, ordené una provisión de 90 días, lo cargué a mi cuenta y en el transcurso de 3 días recibí esas pastillas muy pequeñas, blancas y azules, las tuve otra vez en mi posesión. Acudí a la cita con mi médico para mi revisión de cada tres meses por mi diabetes y tenía dudas de comentarle sobre las pastillas. Mi esposo me rogó que le informara a mi médico, especialmente porque las pastillas podrían subir mi presión arterial. De todas formas, incluso si él me decía que no quería que tomara las pastillas yo igualmente las iba a tomar. ¡Yo sé lo que estas pastillas pueden hacer por mí! Se lo comenté. Y le juré que solo las tomaría durante 90 días y que luego dejaría de tomarlas. De todas formas, le dije, el resultado TIENE que ser mejor que seguir siendo obesa. Con renuencia me dio su aprobación pero me ordenó verificar mi presión arterial con regularidad y dejar de tomar las pastillas inmediatamente si llegaba a presentar algún síntoma "mayor" (él me dio una lista). Comencé a tomar Fentermina el 13 de diciembre, el día 14 me desperté temprano en la mañana (realmente temprano) y ¡tenía energía para quemar! Fui al gimnasio y ¡comencé despacio con todas las cosas! Comencé caminando 1/2 milla (0.80 kilómetros) en 10 minutos, antes de darme cuenta, lo estaba haciendo en menos de 7 minutos. Comencé lentamente con la bicicleta, cada semana incrementaba mi resistencia y la distancia, y lo mismo con la bicicleta para brazos. Comencé con el levantamiento de pesas y a hacer ejercicios para construir mis músculos con 2 lb (1 kg) en cada brazo, hoy día estoy utilizando 7 libras (3.2 kg). En el gimnasio comencé con 3 rondas de 10 sentadillas con 50 lb (22.7 kg). Hoy día hago 10 rondas de 10 sentadillas con 150 lb (68 kg). Hago ejercicios 6 días a la semana. Hago ejercicios cardiovasculares todos los días y levantamiento de pesas un día de por medio. ¡¡¡He perdido 20 lb (9.1 kg) en 5 semanas y he perdido 15 pulgadas (38.1 centímetros)!!! Es lo mejor que me he sentido desde hace mucho tiempo. La comida rápida no ha tocado mi boca durante 5 semanas y ¡ya no siento antojos por los dulces! En la última verificación, mi presión arterial estaba en 122/78. He dejado de tomar uno de mis medicamentos para la diabetes porque mis niveles de azúcar estaban llegando muy bajo. Como pequeñas porciones tres veces al día, pero también como barras de granola como merienda a lo largo del día para prevenir que mis niveles de azúcar bajen demasiado. Realmente necesito beber más cantidad de agua (nunca fui de las personas que beben mucha agua) y honestamente creo que luego de parar de tomar Fentermina continuaré viviendo con este nuevo estilo de vida. Tengo previsto dejar de tomar las pastillas dentro de aproximadamente un mes. ¡Nunca la dejen de la noche a la mañana! Su cuerpo no puede manejar ese tipo de cambios. Estoy muy emocionada por saber qué dirá mi médico cuando vaya a su consulta dentro de 2 meses para mi revisión periódica. Tengo la esperanza de que me permita descontinuar mi otro medicamento para la diabetes y también dejar de tomar mi medicamento para el colesterol. Pienso que hoy día puedo controlar mi diabetes por medio de la dieta y del ejercicio. Les contaré a todos ustedes cómo me está yendo dentro de un mes, ahorita tengo que ir a hacer ejercicio. Me estoy ejercitando 2 horas diarias 6 días a la semana y lo estoy disfrutando. El día que no hago ejercicio mi cuerpo lo extraña, así que esa noche salgo con mis amigos a un club nocturno y ¡hago mi ejercicio bailando! No necesito mencionar la atención que ahora me está dando mi esposo (y ¡¡¡las miradas que recibo de los hombres en el club!!! ¡Me siento de maravilla! ¡Anexaré más fotos más tarde!"

LeAnn

Un Nuevo estilo de vida
Phentermine.com
¿Cuál es el factor decisivo que le hizo decidirse a cambiar su estilo de vida?
LeAnn
Diabetes, sentirse mal, sin energía. Hacerse más vieja.
Phentermine.com
¿Cuál fue la adaptación más difícil a su nuevo estilo de vida?
LeAnn
Cambiar mis hábitos alimenticios y hacer ejercicio.
Phentermine.com
¿Cuál es la parte más gratificante de su nuevo estilo de vida?
LeAnn
He perdido pulgadas y tengo más energía de la que tenía cuando empezaba los veinte años.
Phentermine.com
¿Tiene algún consejo para la comunidad Phentermine.com?
LeAnn
El medicamento es asombroso, pero usted solo debe tomarlo si realmente está comprometido a cambiar su estilo de vida. No espere que sea un cambio rápido, porque de esa manera solo se estaría causando daño a sí mismo.